1. Tensar el Arco – Pulmón

Descripción

Levantar las manos lentamente a la altura del pecho con las palmas hacia arriba y los dedos apuntando al frente ligeramente relajados. La mirada al frente.

Doblar los codos para aproximar las manos al pecho con las palmas enfrentadas a unos 10 cm de separación a la altura del punto Danzhong – Ren17. Los codos ligeramente abiertos para mantener hueco en la axila. La mirada al frente y hacia abajo.

Abrir los hombros para expandir el pecho y separar las manos a la anchura de los hombros. La mirada hacia el frente y hacia abajo.

Relajar los hombros dejando que el pecho y las manos vuelvan a su sitio. La mirada hacia el frente y hacia abajo.

Pivotar sobre el talón izquierdo 90°, girar el cuerpo hacia la izquierda y llevar el peso sobre la pierna izquierda dejando que el pie derecho pivote sobre los metatarsos. El brazo izquierdo se estira con la palma hacia arriba. Llevar el peso sobre la pierna derecha y doblar el codo derecho para tirar del brazo hacia atrás como si estuviera tirando de un arco, con la palma hacia abajo. Suavemente elevar la cabeza y balancear la pelvis hacia la derecha y dejar que el hombro derecho caiga ligeramente. Mirada hacia el frente y arriba.

Llevar el pie izquierdo a su lugar y a continuación el derecho, llevando el torso de nuevo al frente. Llevar las manos a la posición inicial frente al pecho, con las palmas enfrentadas. Mirada al frente y hacia abajo. 

Repetir los movimientos en la otra dirección y realizar un total de dos ciclos en cada lado.

Consejos

Coordinar los movimientos con la respiración, inhalando al extender y exhalando al retraer.

Dejar que los hombros se hundan  mientras se balancea la pelvis. Evitar un rango demasiado grande de movimiento.

Cuando se extiende el brazo, llevar la atención desde la parte interna del hombro (Zhongfu – P1), pasando por el interior del codo (Chize – P5) a la punta del pulgar (Shaoshang – P11).

Cuando se tensa el arco, inspirar.

Meridiano de Pulmón

Beneficios

Expandir el pecho, rotar la espalda y hombros y elevar la cabeza y caderas puede estimular de manera efectiva los órganos internos, estirar la musculatura de la parte superior de la espalda y evitar y prevenir dolores en cuello y cintura escapular.

Acompañado de ejercicios respiratorios, este movimiento ayuda a mejorar o prevenir problemas de respiratorios como asma y puede ayudar a mejorar problemas dermatológicos.