Taichi Chikung

Esta rutina resulta ideal para iniciarse en las formas dinámicas por su sencillez, simetría y la ausencia de posturas físicamente exigentes. Puede constituir una sesión de práctica en si misma o servir de calentamiento para otros trabajos más intensos o como método de movilización después de haber practicado trabajo estático. Sus movimientos cómodos y nada exigentes hacen que no requiera una preparación física previa y se pueda empezar a practicar directamente.

Resulta ideal tanto para principiantes como para practicantes con más experiencia, ya que permite aprender desde cero unas buenas bases para el chikung, y además resulta una preparación excelente para trabajos más avanzados.

Con la práctica regular de esta rutina aprenderás a entender y sentir el Qi y a moverlo en el cuerpo, sentando las bases para trabajar con la energía interna del cuerpo.

Al ser una forma con una fuerte influencia marcial, enfatiza el uso de la intención para dirigir el Qi en un cuerpo relajado, sin tensión muscular. Eso facilita que el practicante pueda entrar en un estado de tranquilidad, sosiego y meditación. Esta es la clave para mejorar la salud metal y física.

Con estos ejercicios aprenderemos a sentir el chi y a movilizarlo dirigiéndolo hacia las extremidades. Además, abriremos gradualmente los meridianos y conseguiremos una relajación muscular, especialmente de la musculatura interna. Esta es la clave para mantener la buena salud.

A lo largo de las siguientes lecciones vas a poder aprender los movimientos agrupados en temas. La forma está diseñada siguiendo una estructura que evoluciona de manera progresiva. Empezaremos con unos movimientos que nos permiten potenciar nuestra consciencia y regular la mente para estar centrados en el trabajo que vamos a desarrollar. A continuación buscaremos mejorar la calidad del chi en nuestro cuerpo, liberándonos del chi turbio que podamos tener acumulado y absorbiendo chi limpio de nuestro entorno. Una vez que tenemos una buena materia prima con la que trabajar, los siguientes ejercicios tendrán la finalidad de generar movimientos de chi en nuestro cuerpo.

Aunque estos ejercicios son de una exigencia física suave, si tienes alguna molestia por alguna lesión o tensión, reduce el rango de movimiento y vigila con especial atención que la técnica sea correcta. Nunca debemos sentir molestias practicando. En caso de sentir malestar, para inmediatamente, vuelve a la primera posición y trata de relajar la zona.

No lo vamos a demorar ya más. ¡Nos vemos en la primera lección!