¿Qué es Chi?

El concepto de Qi como “Energía Vital” se ha reflejado a lo largo de la historia en diferentes culturas, viendo un significado similar en la Grecia antigua con el Pneuma, el Prana de los hinduistas o el Ki de Japón.

“La Energía es la causa de toda producción y toda destrucción”.

El concepto sobre el que reposa desde la medicina china hasta el pensamiento taoísta, pasando por el Taiji y el Qigong es el QI:

El Qi consiste en la manifestación primera del TAO o Universo y su expansión a lo largo de todo cuanto nos rodea.Mientras que en nuestra civilización nos referimos a la Energía como un término relativo más a un concepto mecánico (“la capacidad para realizar un trabajo”), el pensamiento chino siempre le ha atribuido un concepto mucho más global, en tanto que define la materia según su grado de condensación energética y por ello de manifestación del propio Universo. Esto mismo lo vemos representado en el propio ideograma:

A pesar de que hasta ahora no se ha conseguido una definición de Qi que satisfaga tanto a la sociedad médica como a los practicantes de Qigong, podemos considerarlo como una fuerza que llena el universo y podemos considerar tres tipos de Qi, aunque como decimos es una unidad.

El Qi celeste está compuesto por la energía o fuerza natural que los cuerpos celestes ejercen sobre la tierra como la luz del sol o de la luna o el efecto de la luna sobre las mareas. Como todo campo de energía tiende a restablecer su equilibrio cuando este se perturba, este intento de restablecimiento es lo que provocaría que sople el viento, caiga la lluvia, incluso en sus aspectos más terribles y devastadores con el objetivo de que el Qi celeste recupere su energía cuando esta se ha alterado.

Por debajo del Qi Celeste tenemos el Qi terrestre. Éste está influenciado y controlado por el Qi Celeste. Por ejemplo, si falta la lluvia, las plantas mueren y hay hambrunas, si llueve demasiado, habrá inundaciones. La cultura china ya hablaba de líneas y patrones energéticos dentro de la tierra y si estos se alteraban podrían ocurrir desastres como terremotos. Pero si el Qi Terrestre está equilibrado, la vida vegetal y animal prosperará, y con ella la de los seres humanos.

Por último, cada persona, animal o planta posee su propio Qi que también busca su equilibrio. Cuando un ser pierde su Qi, enfermará y morirá. Todos los seres vivos crecen influenciados por los ciclos del Qi Celeste y Terrestre.De esta forma de pensar surgió uno de los primeros modelos de circulación energética que es muy común en gran cantidad de prácticas de Qigong: Cielo-Hombre-Tierra que representa al ser humano como un vehículo entre las dos fuerzas, Yin o Terrestre y Yang o Celeste. 

En un plano filosófico, las energías cósmicas representarían los valores religiosos, espirituales, éticos, … y las energías terrestres, los valores más terrenales, materiales… En un plano más terapéutico, la energía cósmica tendrá que ver con las manifestaciones más espirituales o cognitivas del ser humano, mientras que las terrestres tendrán que ver más con las funcionalidades orgánicas.  Y de este flujo energético que discurre por el Ser Humano, deviene su equilibrio o su enfermedad. Si existe una alteración a ese equilibrio de energías estaremos ante un estado patológico. En el capítulo sobre el Concepto de Yin y Yang hablaremos más de esto.