Regulación de la Mente

La regulación de la Mente es la esencia de la Regulación del Cuerpo y de la Respiración. 

Tiene que ver con cómo un practicante ajusta y aplica la conciencia y la actividad mental para alcanzar los requisitos y objetivos de la práctica. La Regulación del Cuerpo es la base, la Regulación de la Respiración es el intermediario y la Regulación de la Mente domina las Regulaciones del Cuerpo y la Respiración.

Hace referencia a unir todos los pensamientos en uno, concentrar la atención de una manera no forzada. La característica es ser firme, pero de una manera fácil y cómoda y eliminar los pensamientos distractores para evitar la inquietud.

Los métodos más comunes son:

  1. Concentrarse en la relajación del cuerpo. La técnica fundamental es relajar de forma consciente el cuerpo en base a una postura correcta. Cada vez que se inicia la práctica se relaja y concentra la mente, se ajusta la respiración y al mismo tiempo se guía al cuerpo para que se relaje desde arriba hacia abajo, desde el centro a la periferia para llegar a un estado cómodo para la práctica.
  2. Concentrarse en partes específicas del cuerpo. La atención puede estar concentrada en una parte del cuerpo, generalmente sobre un punto de acupuntura, una línea de meridiano o una zona concreta. Esto ayuda a eliminar los pensamientos distractores, así como a facilitar la circulación del Qi y Sangre y a mejorar la función de los órganos internos.
  3. Concentrarse en objetos externos. Cualquier cosa en la naturaleza puede ser el objeto en el que concentrar nuestra atención. Puede ser algo tan grande como el sol, la luna, estrellas o una montaña o algo tan pequeño como una flor o una brizna de hierba.
  4. Concentración en el movimiento del cuerpo. Esto es fundamental en las formas dinámicas. Al ejecutar las rutinas, se debe concentrar la atención en el movimiento del cuerpo y cómo este va alcanzando las especificaciones de cada postura y transición.
  5. Concentración en la respiración. Se pueden realizar diferentes métodos sobre la atención en la respiración. Los más comunes son el conteo, el seguimiento y la escucha.
  6. Concentración en el canto. Se pueden usar frases simples, palabras o sonidos. La vibración del sonido del canto ayuda a calmar y concentrar la mente y regular Qi y Sangre. Un ejemplo típico de este tipo de trabajo es la forma de los 6 Sonidos Curativos – Liu Zi Jue.

Requisitos de la Regulación de la Mente

El requisito básico para la regulación mental es la tranquilidad o estado de paz mental. Normalmente la tranquilidad sólo se puede alcanzar cuando el practicante domina las rutinas, tiene una buena técnica y practica de manera adecuada. 

Es el resultado de la acumulación de la experiencia y aparece espontáneamente durante la práctica consciente. Se pueden alcanzar diferentes niveles en cada momento de práctica.

Los principiantes deben evitar intentos deliberados de tranquilizarse ya que esto sólo va a traer irritación y tensión y hará más difícil alcanzar un estado de calma. La calma es algo que se alcanza, no que se persigue

Nuestro trabajo no consiste en calmarnos, sino en crear las condiciones que permiten que la calma surja. El primer paso consistirá únicamente en encontrar una postura cómoda y relajada, una respiración suave y ser capaz de evitar los pensamientos distractores. 

Con una práctica continua se irá alcanzando la habilidad y cada vez serán menos molestos los ruidos externos. No resulta sencillo alcanzar la tranquilidad en cada momento de práctica. Puede aparecer de vez en cuando o con frecuencia y su expresión puede ser diferente a la descrita. Es necesario practicar y observar cuidadosamente tu propia experiencia de calma.

En un estado de tranquilidad, si nos involucramos demasiado en el estado de comodidad subjetiva que aparece y tratamos de mantenerlo de nuevo se perderá por la estimulación producida por el “intento”. Por tanto, hay que relajarse y tomárselo con calma, hacer lo necesario sin expectativas o intención y el estado ideal surgirá de manera espontánea.